Luces

Mejor 2021

Confiamos que esta nueva vuelta al Sol elimine todos «los males» del año pasado. Y le echamos la culpa de todo al coronavirus. No quisiera yo generalizar, cuando precisamente quiero escribir de todo lo contrario. Pero me permito la licencia de hacerlo en esta primera premisa.

Y es que tengo que confesar que he estado algo saturada de las felicitaciones de año nuevo, donde se deseaba olvidar el año 2020, y se le ponía como culpable de todo…Esto me ha hecho pensar en cómo construimos nuestras creencias y valores a través de las historias, y es que tendemos a simplificar, y nos movemos en absolutimos. Me explico, necesitamos tener un bueno y un malo en la historia. Necesitamos tener unas víctimas y un verdugo, y afianzamos tanto esa teoría que la convertimos en absoluta y surge en nosotros lo que se llama sesgo de anclaje.

Y sinceramente, me he saturado de recibir estos mensajes, porque también es prejuzgar, ¿por qué me deseas que el 2021 borre mi 2020? Ha sido un año duro pero…He sido afortunada, porque la salud ha acompañado a mi familia y amigos, el trabajo también, y por supuesto el amor, el nacimiento de proyectos…El compartir las 24 horas de mi vida con la persona que más quiero. 2020, para mí, ha sido un regalo, me he parado a pensar, he tomado decisiones.

He dado clases y sesiones de coaching desde la ventana de mi Mac, sin moverme de mi casa, he profundizado más en cada persona que tenía al otro lado de la Wifi, he conseguido mejores resultados y todo ello…Desde mi casa, vestida de cintura para arriba, poniendo lavadoras mientras daba clases de asesoramiento financiero. Poniendo en marcha la thermomix mientras daba clases de liderazgo. Entre sesión y sesión de coaching recibiendo la compra online, y entre medias de todo ello darle un beso a mi marido. Perdóname, no quiero borrar 2020 de mi vida, me ha traído a las «raíces de la vida», me ha hecho anclarme en mi propósito, me ha hecho volver a ser niña, aburrirme, bendito aburrimiento, donde surgen las ideas, donde soñamos despiertos. Sé que, como yo, habrá muchas personas. Y por desgracia, hay muchas para las que el año 2020 ha sido duro, duro de verdad, toda mi generosidad para quienes han perdido algo. Pero no le demos el poder místico a las vueltas al Sol, no pidamos a 2021 que arregle cosas. Todo esto depende de uno mismo, de la fuerza, voluntad y ganas que le ponga. También, simplemente hay cosas que no se pueden arreglar. Aprendamos a no controlarlo todo…Porque no podemos, «escoge tus batallas», yo escojo no luchar contra lo que no se puede, y no darle poder a quien/ o que, no lo tiene en realidad.

Deseo un mejor 2021, porque todo se puede mejorar, que lo que 2020 haya traído bueno, se quede, y lo malo, que aprendamos de ello. Simplemente hemos venido a este mundo terrenal a vivir, y todo lo que nos ocurre es parte de la vida. Mejor 2021, mejor vuelta al Sol, en este viaje, quién sabe qué vendrá…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *